sábado, 14 de abril de 2012

En memoria de un número uno, B. LL. J. (Chistes de Segundo)

(Este tipo de chistes son los que nos contábamos mutuamente de forma espontánea, mientras hablábamos de cualquier otra cosa)


Un niño, por orden de su padre, tiene un cronómetro para calcular el tiempo que tarda en llegar a meta el ganador de una carrera corta. Le dice el padre a su hijo:

- Cuenta bien los "segundos", que la carrera es corta.

Termina la carrera y le dice el padre al hijo:

- ¿Cuántos segundos has contado?

- Un SEGUNDO, papá.

- ¿Cómo un segundo?

- Si, uno. Es Segundo García, que es el único SEGUNDO que ha corrido en esta carrera.

*************************


- Paco, hace dos horas que espero el paquete, y me habías dicho que me lo enviabas en un segundo.

- Sí, es que va dentro de la mochila de nuestro mensajero, Segundo Frutos, que es un poco lento.

**************************


Si quieres que tu hijo sea un líder no le pongas de nombre SEGUNDO. Y peor aún si está un poco gordo, porque entonces será un SEGUNDÓN.

***************************


¿Por qué el combate de boxeo entre Segundo Castañales y Segundo Sepúlveda no se llevó nunca a cabo?

Porque en cuanto el árbitro dijo: "¡SEGUNDOS FUERA!", se marcharon ambos.

****************************


Van Segundo Peralta y su mujer a comer a un restaurante y preguntan al camarero por el menú:

- ¿Qué tienen de primero? ¿ y de segundo?

Contesta el camarero:

- Todo lo que tenemos son platos únicos. Aquí no tenemos SEGUNDOS.

Entonces Segundo Peralta, por no desentonar, se marchó.

**************************


Está el marido de viaje y llama a su mujer, que está a punto de dar a luz. Ésta le pregunta:

- ¿Cómo quieres que llamemos al niño?

Él se queda pensativo, como queriendo ganar tiempo, y le dice:

- .....dame un SEGUNDO.

En ese momento colgó ella. Cuando llegó el marido a casa ya había nacido su hijo SEGUNDO.

****************************


Una mujer, poco acostumbrada a los viajes, llamada SEGUNDA FLORES, va a la estación de tren a sacar un billete para ir a ver a su hermana. Le dice al taquillero.

- Quisiera un billete para Murcia.

- ¿Lo quiere de SEGUNDA?

- Pues sí, claro. Es para mi.